QUIERO COMPARTIR MIS AFICIONES CON MIS AMIGOS Y SERES QUERIDOS

MIS PASIONES SON LA MÚSICA, LAS LABORES, LA POESÍA, LA PINTURA...



CLARO DE LUNA

SOLEDAD

miércoles, 18 de diciembre de 2013

SIN ANUNCIARSE



Lenta y silenciosa espera,
sin avisar ni anunciarse,
se amaga sin asomarse
y aparece traicionera.

Pero tu fuerza indomable
logrará vencer la fiera
y pondrás una frontera
con tu paciencia incansable.

Te está dominando el frío,
tu estampa me lo recuerda,
pronto romperás la cuerda
yo al menos en dios confío.

Cuando hayan vuelto las aves
y las cobije la higuera,
te la pondrás por montera,
porque ya tendrás su llave.

Si se revientan las rosas
porque el Sol ya se desvele,
y tu rostro se deshile,
te encontraras muy dichosa.

La higuera regalará
alfombras de verdes hojas,
bajo su sombra te aloja,
y los tuyos cantarán.

Aquella canción que dice:

Ya pasó tu cautiverio,
has dominado a la fiera
con tu constante quimera,
hoy ya no es suyo el imperio.




Manuela

martes, 3 de diciembre de 2013

A LA ORILLA DEL PUERTO


En el puerto desierto
esperaba yo sola. 
Tu cercana partida 
agitada en las olas.

Tú soltaste amaras
y en tu barco velero
te asomaste a popa
agitando el pañuelo.

Yo seguí aquel barquito
que entre olas partía.
Lo seguí en la distancia
mi visión lo seguía.

Divisé un punto blanco
en la cruel lejanía.
Y en aquel horizonte
mi ilusión se perdía.

A la orilla del puerto
de mis ojo fluían.
Unas lagrimas rotas
por mi rostro caían.

Regresé triste y sola.
mi camino perdía.
En mi mente turbada
solo un nombre existía.

El de aquella persona
que en el barco partía.


Manuela



jueves, 1 de agosto de 2013

BUSCO

Eres como el sol que abraza al mundo.
Como el ave que clama a su hembra
con su ardiente trino.
Eres el agua que calma mi sed,
cuando la fiebre me abrasa.
Loco mi corazón por ti suspira.
Y yo, en mi loco delirio despierto,
buscando tu presencia voladora.
Pero mis ojos se ciegan de no verte.
Busco a ese ser que tanto añoro,
y borracha de amor solo veo niebla.
Quiero un viento cálido que la evapore y
rescate a mi ser de las tinieblas.
¿Por qué se escapa la luz que te ilumina?
¿por qué esa oscuridad sobre mi se ciñe?
¿Por qué huyes cuando te buscan mis ojos?
Hasta al ancho mar has puesto por barrera.
Mi ser en carambola se envuelve.
Siempre el azar predomina
a mi débil voluntad claudicante.

Manuela  

viernes, 12 de julio de 2013

DEVANEOS


Ya no me quiero enterar
de cuales son los motivos.
Que llevas de bar en bar
para ahogarlos en el vino.

Si lloras por las esquinas,
no digas que no soy buena.
Son tus locos devaneos
los que coronan tu pena.

Tus vuelos rotos decaen
como aquel pájaro loco.
Que va plegando sus alas
lentamente, poco a poco.

Yo soy la hoja caída
cuando el árbol la desprecia.
Como la ola en la playa
cuando la mar la deshecha.

Pero el viento vigoroso
abanicará mis alas.
Impulsando mis anhelos.
Lograré volar muy alto
destruyendo a mis desvelos.

Manuela

viernes, 14 de junio de 2013

MÚSICA ES TODO

                              
 

Siempre me gusta escuchar
unas notas musicales.
Bien el piar de los pájaros
o la lluvia en los cristales.


Murmullos del arroyuelo,
las notas de una guitarra,
el rugir  de los felino,
el canto de la cigarra.


Todo es música en la vida.
El susurro de los árboles
cuando el viento los cimbrea,
y se mecen en el aire.


El zumbido de la abeja
cuando succiona en las flores.
El trinar de los jilgueros,
los graznidos de las aves.


El valido de la oveja,
las palmas de una ovación,
el recitar de los versos,
el ritmo de una canción.


El llorisqueo de un niño
en su protesta constante,
el susurro de la madre,
siempre intentando calmarle.


El sonido de las olas
en su caminar sin fin,
la voz del enamorado,
el chasquido del delfín.
 


Manuela Llera Ramos

lunes, 27 de mayo de 2013

LOS CIPRESES SON PACIENTES

                                

Yo dos cipreses planté
en la tierra del olvido,
dos cipreses yo sembré
para encontrarme contigo.

Algún día yo vendré.

Dos arbolitos estéril
por tiempos indefinidos,
nunca llego a florecer
no me explico los motivos.


Los cipreses no florecen
pero su hoja es perenne,
tú paciente espérame,

cuando el destino decida
yo a tu cita acudiré.


Paciente son los cipreses,
elevándose hasta cielo,
a llí triste quedaré
el final de mi desvelo.



Manuela  Llera  Ramos