QUIERO COMPARTIR MIS AFICIONES CON MIS AMIGOS Y SERES QUERIDOS

MIS PASIONES SON LA MÚSICA, LAS LABORES, LA POESÍA, LA PINTURA...



CLARO DE LUNA

SOLEDAD

miércoles, 13 de julio de 2016

LA GUITARRA


En un tablao resuena                
un lamento de guitarra,            
preso de augurio y temores      
el Gitano va tocando                
la causa de sus errores.

Pero la Gitana baila                  
lo que le dictan las notas,          
cimbreando su cintura              
su tormento se denota.              

El Gitano está intuyendo,
su corazón  lo presiente,                
lo que delatan sus ojos
su sonrisa lo desmiente.

La Gitana atormentada
con sus pies repiquetea.
Cautivas están sus lágrimas,
su pelo despavorido
ocultando está su alma.

Ya no está en su corazón
un payo la ha cautivado.
La Gitana en un suspiro
al Gitano ha rebelado.

Y la guitarra resuena
con lamentos de agonía,
mientras la Gitana baila
por Taranto y bulerías.

Aireando su vestido
como el viento a la hojarasca.
rompe el silencio un voz
que desgarra su garganta.

Mi gitanillo ha sufrido
las cruces de mis agravios.
Que culpita tengo yo
de enamorarme de un payo.

Manuela


viernes, 8 de abril de 2016

UN POEMA



No siempre surge un poema
de los que salen del alma.
Si surge una inspiración
no la dejes escapar.
Es posible que no vuelva
si lo vuelves a intentar.

El poeta, no es consciente
si vuela su inspiración,
piensa que la vida es bella
si quieres de corazón.

Si una rosa triste llora
en su verde madriguera,
no le preguntes que tiene
está queriendo de veras.


Manuela Llera Ramos

sábado, 24 de octubre de 2015

LA GUERRA

Hoy está la mar rizada
y mullidas van las olas.
El barquito que se aleja
con banderita española.

El almirante en la popa
fiel hacía la despedida.
El soldado va a esa guerra
que crea tantas heridas.

Si es de países lejanos
por qué va a luchar mi amor.
Que luchen los que las crean
si le gusta ese amargor.

Vuelve pronto como vuelas
y sortea los bombardeos.
No combatas con codicia
y controla tus deseos.

Guerras absurdas, yo creo.
Matanzas sin compasión.
Honores pisoteados
por culpa de la ambición.

Adiós a hombres cabales,
su profesión los implica.
A matar sin compasión.
es algo que no se explica.


Manuela Llera Ramos

lunes, 20 de julio de 2015

HILACHAS

                       

Tu dormitabas tranquilo
tus sueños de terciopelo.
Hilachas de nubes blancas
poblaban mi suave pelo.

Me cobijaba en tu sombra
sintiendo que eras mi dueño.
Pero el hielo de tus manos 
robaban mis dulces sueños.

Soñé con un traje blanco
y un velo de mil colores.
Yo retozaba en tus brazos
por un sendero de flores.

Mientras volaban tus besos
a unos labios que ignoraba.
Los chubascos de la vida
mi querer atormentaba.
                                               
Yo luché contra el destino
fue mi tortura quererte.
Fui muriendo poco a poco
bebiendo en tu fría fuente.

Manuela

viernes, 8 de mayo de 2015

ANGUSTIA


Mi despertar me oprime.
Hoy es un día gris, triste
Tu ausencia me crea angustia.
¿Porque no te veo entre las nubes
ni escucho tu voz en mi interior?
Tus ojos son dos trozos de mi cielo
e intimidan a mi corazón.
Un suave viento me trae tu melodía
y con ella me arrastra hacia ti
Pero todo está vacío, en mí.
¡Déjame quererte,
como la loba a sus lobeznos.
¿Donde te escondes?
¿En qué lobera estas?
Mis ojos se ciegan de no verte.
Al menos, dime a dios,
aunque tu a dios sea mi final.

Manuela

lunes, 27 de octubre de 2014

¿POR QUÉ NO SÉ ENCONTRARTE?



Hoy un viento con fuerza galopa,
desnuda a los árboles zarandeando sus ramas,
las hojas caen inerte y se arremolinan,
agrupándose y dispersándose:
como las nubes en locas tempestades.

Deambulan frenéticas irrumpiendo 
las esquinas de las solitarias calles.
Así merodea mi corazón sin rumbo. 
Hoy amarro el barco de mis celos,
bien anclado dormita en la orilla: 
de un mar inexistente.

A lo lejos mi vista se pierde.
Miro ensimismada un cielo azul trasparente,
porque ese color me recuerda tu dulce mirada.
Pero todo está vacío no hay nada, siempre nada.

Solo mi sombra acompaña  a mi recuerdo,
y sola en mi soledad, regreso a mi calle sin salida:
como la solitaria ostra cautiva en mi caparazón.

¿Por qué no sé encontrarte? Aunque valla indagando
con mi incansable perseverancia. 
Luchando vanamente, buscando un horizonte sin fin.

Manuela Llera Ramos